18

Cazando Tatuajes...

Posted by Chilanga Catastrófica on 7:48 a. m. in ,
En este afán de encontrar respuestas (que ya me sé), retomo "Cazador de Tatuajes". El solo abrirlo me clava un dolor extraño que no puedo identificar, pero quiero entender lo que sea que se pueda entender, rescatar lo que sea necesario y cada palabra que leo te redescubro un poco más. Analizo, recuerdo, te leo, te recorro, te reconozco y cada vez tengo más miedo. Miedo a descubrirte como te imaginaba, a descubrirte como desde siempre he sabido que eres y las dudas atraviesan mi mente, corazón, alma, cuerpo... mi sexo. Te absorbo en cada palabra y te quiero y odio más, y es entonces cuando quiero gritarte que hubiera querido ser tu Sabina, tu Marianne, tu Constancia, tu Condesa... -todas y tuya- porque hubiera querido ser tu aire, tu fuego, tu agua, tu tierra, La Isla del Fin del Mundo a la que vuelvas cuando el fuego te queme, el agua te moje, el aire te seque y la tierra te empolve y también cuando dejen de hacerlo. Quería ser la isla flotante a la que viajaras para recuperar los 4 elementos que tomaste de ella, que no ves en ella y que aun así, se reinventan para ti.
Cada vez que me acerco más a volver a amarte me odio un tanto más. Y mientras más descubro lo cerca que estás de mi o lo cerca que estoy de ti, lo mucho que te leo, todo lo que te conozco, percibo más cercano el peligro, me digo que es momento de alejarme, desaparecer, correr y no parar hasta que bajo mis pies solo haya hielo o arena. Nubes o fuego, da igual. Lo que sea que anuncie que mis pasos se alejaron, para siempre, de los tuyos. Quisiera hacerlo antes de que tu me alejes, pero aun así espero "el momento”. Debería desaparecer antes de que tú leves el ancla de esa tu isla y yo quede abandonada a la deriva, vacía. Vacía de aire, fuego, tierra, agua... de mi. De nosotros. De ti.

Pero abro los ojos y me busco: estoy vacía de ti. No queda nada de ti dentro de mi, y entonces entiendo aun menos qué estoy haciendo. No entiendo en dónde estoy parada, no entiendo a qué me aferro y un miedo doloroso me invade y un dolor que da miedo se apodera de mí. ("Lo que no es tuyo no lo pierdes, se va. No tengas miedo de perder lo que en verdad es tuyo").
Me descubro fantasma de mi misma, paralizada y abrazada a la idea de ti con esta sensación de estar parada al filo del abismo y aun así dispuesta a avanzar hacia el aire o a la nada si eso te complace y sólo entonces entiendo que ya no tengo mucho más que darte: tal vez únicamente me quede regalarte ese último paso al vacío.

|

Copyright © 2009 Catastrofismos... y no tanto All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.