21

¿Dónde Están? (Ubi Sunt...)

Posted by Chilanga Catastrófica on 2:14 p. m. in , ,
Me siento como si estuviera cruda, despertando de una larga siesta post-borrachera en la que no termino de entender qué fue lo que pasó y cómo llegué a este lugar. Pero sólo estoy de "regreso a la superficie". Pasé meses inmersa en el que fuera -tal vez- el proyecto más ambicioso de mi carrera, al que le deposité absolutamente todo: tiempo, energía, mis pensamientos, mi persona y mis "sueños a futuro" y todo para que no resultara... perdimos. Nada resultó como soñamos -porque la realidad fue otra- y no teníamos un plan "B". Fue un buen golpe, una excelente sacudida. Un antídoto para el Ego inflado y la soberbia, tan fáciles de contraer por estos munditos publicitarios. Volver a "arrancar" me ha costado trabajo -sin catastrofismos de por medio- simplemente porque regresan la preguntas a mi cabeza: ¿qué sigue?, ¿es relevante esto para mi?, ¿quiero seguir haciendo esto 1, 5, 10 años... una vida?, ¿estoy "a tiempo" para darle un giro a mi vida? ¿qué tendría que dejar atrás?... Regreso a lo que es realmente importante, a lo que me mueve: mi familia, mi gente, mis libros, mi blog, mis sueños... hoy agradezco no haber respondido al Meme que me dejara Elisa hace semanas ya invitándome a hacer un Ubi Sunt -que signfica ¿Dónde están?- tal vez a partir de ese recuento de nostalgias pueda yo encontrar entre lo perdido una señal que me muestre qué camino seguir... y dejo que me mis ojos volteen para atrás... tal vez muy atrás. Ubi Sunt...

I.
El oso de peluche (Pucheros) que fuera de mi mamá y que me acompañara en la infancia. La niña a la que le regalé aquel oso rosa de plástico tan feo pero que yo amaba. Toñito B., mi primer amigo en la vida con que compartí cuna, vacaciones y mamila (dicen las fotos). El imán con forma de herradura de mi Abuela Je con el que yo pasaba horas rescatando alfileres de la alfombra. Las ciudades que mi hermana -y muchas veces también mis primos- inventábamos con los Fisher Price y que tardábamos más en armar que el tiempo que dedicábamos a jugar. Mi bici roja. Mi libro de Genoveva de Brabante (tal vez el primer libro que leí de un jalón y puede que sea el que me regaló la "vida nueva" que hace la lectura una necesidad de vida). Los vestidos que mi Abuelita Je nos hacía iguales a mi hermana y a mi. Los pollitos, patos, ranas, peces y demás mascotas que pasaron por nuestras manos. Mi Abuelita Copesina, tan jóven que podía tirarse de panza con nosotras en el cuarto vacío para jugar a las muñecas y les hizo cortinas, sábanas y tapices para después ser quien me recogiera al salir del Magic o el News años después... Las Tardeadas. Las Navidades, Santa y los Reyes que nos escondían los juguetes. El olor a plástico nuevo de esas fechas. Los veranos de Lunada y los fines con los Primos.
II.
Sé perfectamente en dónde está durmiendo mi abuelo, pero a dónde van las miradas, las conversaciones, su risa y su mano que apretaba la mía tres veces. Su voz. Mi tía Mimí y su risa. El Doctor, sus ocurrencias, su cariño y sus consejos-peticiones "tenle paciencia a mi'jo". Mi techo lleno de estrellas, mis paredes moradas y la casa del árbol. P, el que me enseñó a besar, I: el primer novio y su convertible amarillo. Mi traje de mezclilla favorito. Mis tenis rotos -cien veces rescatados de la basura y que mi madre odiaba. Mis diarios. Mis faldas largas "de Gitana" y mis huaraches, las cartas entre mi Camarada y yo, que empezaron antes que mi adolescencia...
III.
Mi mejor amigo, mi casi hermano - al que amaba (y tanto) antes de enamorarme de él- y nuestros largos abrazos, las confidencias, las tardes de cine y las noches de reventón en los que me invitaba a ligar o me mostraba a los que me había ligado sin darme cuenta. Las largas noches y su ansia de tenerme a todas horas y lugares cuando cruzamos La Frontera. Su amor sin cabeza de por medio, sin cálculos, reglas o límites. La vida para siempre y junto a él. La Amistad sobre todo y para siempre.
IV.
¿Y la que iba a recorrer el mundo? La viajera incansable, primero psicóloga, luego escritora y locutora en alguna comunidad rural... La hippie, la gitana, la izquierdoza, revolucionaria, activista; la de la casa llena de amigos, la feminista insumisa. La que no pensaba en otra posibilidad que ser absolutamente feliz, plena, satisfecha, llena de fe y confianza.
V.
¿En dónde estoy YO: en dónde y cuándo me perdí?

|

Copyright © 2009 Catastrofismos... y no tanto All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.