26

Vals Final...

Posted by Chilanga Catastrófica on 5:46 p. m. in
La luz entraba a penas por el ventanal filtrada con la cortina. Él estaba sentado frente al piano y observaba cómo las copas de los árboles se balanceaban. Sin darse cuenta, también comenzó a moverse al mismo ritmo.

Sus pensamientos no lograban tarnquilizarse ni con el triste y lento vals que había elegido. Se concentró y sintió cada nota. También sin que se diera cuenta -o sin que pudiera evitarlo- las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas: sabía que habían tomado la decisión correcta pero también que sería muy doloroso y difícil, pero esa relación no podía seguir. No tenían ningún futuro juntos. Sabía que junto con la puerta, se había cerrado un capítulo en su vida y tendría que seguir inventándose otra historia. Era lo mejor para todos.

Estaba por terminar la pieza cuándo escuchó que la puerta de la calle se abría. Por un momento su respiración se agitó al grado de casi no poder respirar. Guardó silencio y cerró los ojos deseando escuchar la voz de Roberto pidiéndole que pensaran las cosas de nuevo, pero sólo escuchó los tacones de su mujer y los pasitos de su hija de 4 años corriendo hacia él mientras le gritaba: "Papi, Papi... ya llegué!!"

|
9

La Jacaranda... (Árbol / Vida)

Posted by Chilanga Catastrófica on 4:13 p. m. in , , ,
Estallaban bombas de flores, la primavera llegaba y con ella los domingos de visitar a tu hermana; recorrer por los mercados y probar frutos maduros para desaparecer después en secretos paseos extraños: museos escondidos en casas, calles de piedras de río, historias de tres palabras en epitafios perdidos.
Eran las jacarandas, antes árbol de alegría, que bañaban de estrellas lilas esas calles de mi infancia alfombrando recorridos, decorando tus palabras que iban armando cuentos y sueños de tardes moradas.
Entre tus cuentos hablabas de la jacaranda olvidada, que sombreaba el que sería tu hogar y con tus sueños viviría. Hoy no hay árbol que transmita mayor tristeza en mi vida, que aquella jacaranda que hoy tu sepulcro cuida: su tronco antes recto y seco ahora ha cobrado vida y dibuja una extraña curva que tu amplia espalda imita; también extraña tus cuentos e incluso hay días que busca imitar también tu risa, más lo único que puede es llorar morado y lila...

|

Copyright © 2009 Catastrofismos... y no tanto All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.