25

Chilangueando en "La Polar"...

Posted by Chilanga Catastrófica on 9:07 p. m. in , , ,
La Polar está en la colonia San Rafael, a unas cuadras de San Cosme (Guillermo Prieto esquina Circuito Interior) y ellos mismos se presumen como la Mejor Birria de México y "la casa de la buena birria".
Honestamente, mi experiencia comiendo este platillo -y pese a que mi Papá es de Guadalajara- es reciente y escasa; pero si alguien me preguntara en dónde comerla, lo mandaría a La Polar sin pensarlo, y no solamente porque es deliciosa, sino porque el lugar se tiene que conocer y vivirse su ambiente.
Como casi todo mundo, Monam y yo prometimos que cuidaríamos nuestra alimentación en cuánto iniciara el año -cosa que no hemos cumplido-, pero para despedirlo, elegimos 3 lugares para comer delicioso (uno para cada día del fin de semana). Para el viernes: pozole y cochinita de "Casa Toño" en Santa Ma. la Rivera (La Santama, pa' los cuates), el sábado: los tacos de "El Paisa" en Tlalnepantla y el domingo: birria en La Polar. Ya cerraríamos con broche de oro en la cena del 31.
Llegamos como a las 4 o 5 de la tarde y el lugar estaba a reventar. La cola hasta la calle y los globeros en la banqueta aprovechaban para hacer sus ventas. Supusimos que para muchos de los formados, la comida de ese día sería el equivalente de la cena de año nuevo. Todos estaban esperando por mesas grandes. Creo que la más chica era para 8 personas y eso nos ayudó a que nos dieran la mesa antes que a ninguno de los que llevaban más de media hora: no tuvimos que esperar ni 10 minutos cuando ya nos estaban llamando.
En cuánto entramos, ya se respiraba el ambiente de cantina / salón familiar y de fiesta de año viejo; se mezclaba el rumor de las conversaciones de los comensales, los llantos y risas de niños, los ruidos de platos apilados, el caer de los hielos en los vasos y cómo chocaban los tarros de cerveza, los "Salud!", la risa de los payasos que inflaban globos (convirtiéndolos en sólo en unos minutos en el hombre araña, una sombrilla o un Piolín en un columpio o una espada por unos cuántos pesos) y por supuesto, la música de los mariachis, tríos y grupos norteños que cobraban unos $50 pesos por canción.
El mesero nos condujo hasta el segundo piso y nos ofreció una mesa pegada a la pared justo en entre una mesa de unos 8 hombres que parecían haber estado bebiendo desde antes de navidad y que regateaban al grupo norteño las canciones que ya habían tocado y un par de individuos que con trabajos se podían sostener en pie y que parecía que bailaban. No supe si era que se abrazaban en la etapa del "te quiero mucho, eres mi hermano" de toda borrachera digna de olvidarse o si estaban por agarrarse a trancazos pero el nivel etílico se los impedía y sólo se sostenían uno al otro con los puños muy apretados agarrados uno de la camisa del otro.
Me llamaron la atención los zapatos de charol blanco con la piel quebrada, de un músico moreno y bigotón que cargaba una especie de guitarrón casi tan grande como su panza y cómo contrastaba con su traje rojo con visos blancos bordados.
Yo estaba muy divertida con este recibimiento y fotografiando los detalles del lugar en mi mente, pero al parecer el mesero se preocupó un poco de que no pudiéramos comer tranquilos y le comentó a M que tal vez "su chava" (osea, felizmente: yo) estaría más cómoda en el siguiente piso y diciendo eso, nos invitó a subir los 5 o 7 escalones que llevaban al siguiente salón, con mesas largas repletas y un mariachi cantando "No" de Manzanero. Nos tomó la orden casi en cuánto nos sentamos: birria (no hay de otra) en caldo para mi y en tacos para él, dos cervezas oscuras de barril y orden de aguacate. Mientras pedíamos, el mariachi ya había tocado alguna canción de Jose Alfredo (creo que Mundo Raro) para seguir nuevamente con "No". Primero me llamó la atención que la hubieran repetido, después me hizo gracias oírla por tercera vez y darme cuenta que el mariachi no se había movido de la misma mesa. Asumí que el compadre que la estaba pidiendo estaba fuertemente ardido y que íbamos a escuchar "No" al menos un par de veces más... y sin exagerar creo que escuchamos al menos, unas seis o siete repeticiones.
Mientras comíamos deliciosamente, el mariachi no se cayó ni un minuto. El Mr. Ardido seguía pidiendo canciones de dolor y contra ellas intercalando la de Manzanero cada dos o máximo 3 canciones y esto ya estaba resultando especialmente divertido cuando el mesero llegó a pedirnos que cambiáramos a otra mesita más pequeña y metida en un espacio más reducido porque tenía que armar una mesa para 18 personas… nosotros en el mejor humor cooperador migramos de mesa y mientras le traían a M caldito caliente, los 18 se empezaron a acomodar: venían unos 2 o 3 niños, una bebé que aun no caminaba, y el resto mas o menos mitad hombres y mitad mujeres.
A mi se me ocurrió comentar “tienen cara de velorio” mientras caía en cuenta que venían todos vestidos de negro o al menos gris oscuro justo cuando entró el patriarca del grupo, con ojos hinchados, figura sumamente cansada, hombros contraídos y en la mano: una urna!!. Sí. Lo juro. Una urna cuadrada, con tapa. Parecía de marmo y tenía un Cristo dorado decorándolo. No puedo asegurarlo, pero podría jurar que abrí la boca y los ojos al mismo tiempo y casi al mismo tamaño que mi plato de birria. Estaba realmente sorprendida ¿en verdad venían de cremar un pariente? Bueno, suponía que no lo llevaban de paseo ¿verdad? pero para mi era TAN raro como llevarlo al restaurante
Procuré ser discreta y no voltear, pero en verdad mi curiosidad y mi mente bloggera no pudieron resistir y así pude notar que: ninguno de los 18 habían estado antes en La Polar, era evidente el desconcierto "sólo hay birria!!" y creo que para más de uno, no este platillo, si no la carne en general no era de su total agrado. Vi que una de las mueres avisó que cada quien pagaría lo que pidiera y que llevaran bien la cuenta. Uno de los hombres (supuse que era el papá de las niñas) salió y regresó con dos cajitas felices de mc-nuggets para las ellas. Un par se quedaron de pie, esperando sillas u otra mesa pues al final no cupieron todos, pero eso sí… la urna (con quién sea que estuviera dentro), ocupaba el centro de la mesa, como buen invitado principal.
Ya todo esto resultaba bastante diferente y mientras esta mesa distrajo nuestra atención, la música no dejaba de sonar. El antes ardido seguía acaparando las peticiones, pero cambiando de estado de ánimo a la velocidad del "mariachi loco", y complaciendo a cuánta persona deseaba pedir su canción favorita. De disparador oficial, pues –imagino la cruda después de lo que pagó ese día- y es que en medio de su "manzanesca depresión", oh! sorpresa de año nuevo: cupido lo flechó y su nuevo objetivo estaba a sólo dos mesas de distancia.
Y fue así que después de varias canciones “de lejitos” (Novia Mía, Tres regalos y la cursilísima Motivos – una rosaaaaa, pintada de azul, es un motivo-), llegó hasta la mesa de la señorita en cuestión, saludó de mano al “suegro” y pidió permiso para cantarle una canción a su nuevo amor. En medio de risas entre nerviosas, divertidas y alcohólicas de la familia, le dieron permiso y el Compadre en cuestión no sólo se reventó “Las Llaves de mi Alma”, sino que tuvo la puntada de hacerlo rodilla izquierda al piso y tomando la mano de la rojísima susodicha, mientras que el resto de los asistentes chiflaban, aplaudían, coreaban la rola y al terminar todos a animaban, beso, beso, beso!!! Para cerrar con un grito -iiiiiiuuuuuuuu!!- cuando el galán le puso tronadísimo beso en la mejilla antes de regresarse a su lugar. En fin… era una tarde repleta de sorpresas y la diversión parecía no parar...
Para cerrar con broche de oro, el romántico del mariachi le dedicó a la mesa de la urna una canción, mientras ellos levantaban como presumiendo, al “invitado especial” en su cajita con una mano y mientras con la otra levantaban su copa deseando ¡Salud! - o buscnado solidaridad- al resto de los comensales, que repetían el gesto muy amables y alegres, como cosa de todos los días.
Y sí, estoy de acuerdo: todo esto parecería una catastrófica mentira, pero hay pruebas: la fotógrafa del lugar inmortalizó ese día: ante mis cada vez más sorprendidos ojos, se acercó a la mesa de los 18 -yo quería detenerla para “ahorrarle el mal rato”- pero, para rematar mi sorpresa, los 18 se reunieron alrededor de la urna y sonrieron a la cámara… ¡Viva México, carajo!.

|

25 Comments


Soy el primer afortunado en comentar el hambre que me provocó tu texto.
Es increíble como en unos cuantos renglones has descrito lo pintoresco de este país.
¡Viva México K-ónes!

La mensajera says:

En la oficina al leerlo se me salieron las lágrimas cañon, la nostalgia por mi país, por mi gente, mis amigos, la alegria de la gente! es hermoso cada vez que veo la cara y expresión de alguien cuando digo orgullosa mi nacionalidad "mexicana" y absolutamente la respuesta es la misma llena de alegríe "mexicana?,aaaah amo Mexico, su gente alegre, tan bonito" todos se conectan con nuestro hermoso país y su gente. Gabba gracias por conectarme un instante con mi país, mi gente y por un ratito me quede con el olor a cantina y el optimismo de mi tierra. Uuuuttaa la nostalgia me pegó cañón! mas te vale que ahora que vaya nos echemos una Vicky y unos buenos tacos por esta buena letra!

te quieroooo!


No cabe duda que hay cosas que sólo se ven en mi país, que sólo hace mi gente y que hacen que de vez en vez sienta un Vacío Absoluto por mi Ciudad... Gracias Sis!!!

Anónimo says:

VIVA MEXICO NO HAY MAS....EL FOLKLOR DE MEXICO ES I-N-I-G-U-A-L-A-B-L-E...Y ES ADICTIVO,ES LO MEJOR,QUE ME A PASADO EN LA VIDA,HABER NACIDO AQUI JAJA DE VERDAD, REGINA.


México surrealista, México de contrastes: mesa de desamor que, en poco tiempo, se convierte en amor, mesa de luto y celebración de una vida que acaba de perecer... así es México, así es la Polar... aunque jamás la haya visitado, he escuchado varias historias, pero ésta le gana a todas.

¡Viva México Chilanga!


nomás por ese "ambiente" hay que ir a la polar, aunque dicen que no es la mejor birria, por lo demás. allá en la santamá hay al menos dos lugares para la birria, ambos rodean al quiosko morisco. ya sabes, dicen que uno es la escisión del otro porque se pelearon y tal cosa, pero el caso es que en ambos sitios se comen muy buenas birrias.

además, está ese restaurantito italiano recién abierto allá por los mismos rumbos, de sazón increíble y precio mejor (nada que ver con lo hiper comercial e insípido de la mayoría de sitios de la fondesa, por ejemplo). yo comí unos ñoqui con espinaca que estaban suculentos. luego te paso el dato exacto.

y sí, que viva chilangolandia.

besos


Quijote... a mi también ya se me antojó un recorrido culinario. Gracias por comentar y seguir por acá. Besote Chilango.

Mensajera querida: lamento la lágrima y la nostalgia pero qué rico que te hice recordar. Apúrate a venir pa' ir a La Polar!! Beso.

Mi Absotut-Bro... lo bueno es que estás re-cerquita. Te aseguro que también la ciudad de vez en vez te echa de menos. Ven pronto. Besos.

Reginilla... no hay más. Viva México chingao!!!

Mond ¡Qué viva!, habremos de organizar una visita pa' que la conozcas no? Un beso surrealista.

Lady Elisa... conozco en la Santama uno de los lugares de birria junto al kiosko, pero no le llegan POR MUCHO a La Polar, pero buscaré la otra. Quedo en espera de la dirección del Italianito!! besotes


jajajajaja quiero ir.....


Uhhh y lo mejos es llegar el sabadín como a las 9 am e irse hasta atrás (del establecimiento) donde encuentras al mero niurrich/narcocapirucho, con todo y anillote de oro ancho y escorpioncito de piedrita cara, sí señor¡¡¡


Yo nunca he ido, me la han platicado nomás... El relato está genial, qué tal lo de la urna?

Deberíamos hacer una excursión gastronómica como esta, más allá de los deseos de mantener la línea!! Una escapada por fin de semana, no? estaría ricoooo!


Ya me dió hambre.

Quiero ir al Polar. Ahora que regrese voy o vamos.

Abrazo y besos siempre

Elordinario says:

UTA MADRE! Que suertudos los que estuvieron ahí. Muy padre Catas, me encantó...
A dónde me gustaría que me llevaran en mi urnita?


Miss Neumann!! qué gustazo saberla por acá. Muy recomendable la Polar. No se la pierda!! Un abrazo.

Isteri, sabadín 9 AM con trabajos puedo con un café!!! (a menos que me la siga desde el viernes, jaja) pero podría hacer el esfuerzo por ver a los personajes... Un beso.

Dea, yo puestaza para la excursión gastronómica!!! estaría delicioso y MUY divertido. Abrazo de lunes.

Ivan... si, si, vamos!!! besos y abrazos siempre.

Ordinario de mi amor... la próxima parada por estas Tierras ameritará que vayamos a perder un poco el estilo y la razón. De lo de la urnita, yo quiero que me lleven al mar y que ahí me dejen... no me vayan a tirar en un escusado de cantina por Dios!!!


La polar es un lugar de tradición!!! pero la urna no tiene madre, bendita cultura nacional que rinde culto a la muerte.

Yo pensaría en que me llevaran a una cantina siempre y cuando exista un cargador de la urna designado ah! y ceniceros para todos.

Un abrazo!! Me da mucho gusto leerte!!

Anónimo says:

lo dicho anteriormente, quien carajos dijo que los muertos ya no están? recorde, hace algunos años un amigo me pidio de favor que fueramos a exumar el cuerpo de su hermano y lo hicimos y ese fin de semana se organizo una borrachera de bienvenida a casa y el hermano en cuestión con todo y urna nos aguanto tremenda borrachera de festejo por tenerlo de nuevo en casa; un abrazo de anónimo viajero


Un clásico de la ciudad claro que he ido, sobre todo entre semana cuando están todos los oficinistas cuyo único escape de la realidad es ir a tomar unas chelas ha esta típica cantina


thanks x tu visita niña aqui ando leyendote y no inventes he visto ese lugar por fuera y nunca he entrado ya se me antojo ir¡¡¡¡¡ademàs veo q amas el df tanto como yo lo amo jeje¡¡¡¡viva chilangolandia jajaa
besitos cool week


¡Excelente crónica! ¡Más que excelente, de hecho!

Alguna vez fui a La Polar... y sí es un lugar digno de visita... dicen que la birria es muy buena, pero como yo soy payasa y disque no como carne roja... pues comí delicioso a base de tacos de aguacate con sal y limón!!! No sé si era el hambre o la emoción... PERO QUÉ RICOS TACOS DE AGUACATE HAY EN LA POLAR!!! jejeje

Claro, no me tocaron tan pintorescas anécdotas que contar...

Un abrazote, e.


Gabba: Por fin me di tiempo para leerte y déjame decirte que me has dejado un muy buen sabor de boca. Es impresionante la capacidad descriptiva de tus palabras, pues confieso que pude visualizar toda la escena. Gracias por la "reseña" del lugar, visitaré a La Polar con mucho gusto.

Por cierto, ya te linkee...

SL2 !


Garash!! me reí mucho con lo de "ceniceros para todos". Gracias por leerme y lo seguimos haciendo. Un beso grande.

Anónimo Viajero, no tengo porqué dudar de ti... pero me parece INCREIBLE lo que me cuentas. Digno de un cuentito caray!!. Hartos besos.

Falcon, bienvenido. Es un buen escape esta puerta a la dimensión bizarra... saludos!!

Srita. Maquiavélica, bienvenida a este planeta. Si puedes, no te pierdas la Polar. Y sí, Chilangolandia corre orgullosamente por mis venas. Un abrazo y vuelve cuando quieraas.

E!! qué bien que te gustó. Juro que la próxima vez que esté en la polar, probaré los ricos tacos de aguacate que TANTO me acabas de antojar!!! Abrazote.

Alito... súper bienvenido a este Planeta y gracias por las porras. El buen sabor de boca está fácil hablando de la Polar, jajaja. Gracias por el link y vuelve pronto para que encuentres el tuyo. Cuando visites la Polar (no encontrarás de las niñas que te gustan eh??) te echas una chelita a mi "salú". Un beso!!!


Manches...cai en La Polar a mitad de semana...también recomendable.

beso

Anónimo says:

si fue increible, es la única vez que me han pedido algo asi, y demás la única vez que organizamos una borrachera con tan inusual compañia, ya te contare, algunos momentos mi historia tiene recovecos poco comunes, un abrazo de anónimo viajero


Huy!! esa historia amerita, si no una borrachera, al menos si un par de tequilas no? Me gusta lo que puedo ver de tu historia!! Abrazos pa'l viaje. Besos.


Estoy de acuerdo contigo en tu post y los lugares preferidos para comer son La polar y La casa de Tio Toño son para comer rico y sabroso, para darse un atascón.

Saludos, tienes un buen blog.


Hola...
Bueno pues la vdd no te puedo explicar loq me hiciste sentir, la manera en la q describes las cosas me hizo verme sentada en una mesa de mi keridisima POLAR, como me gusta ese kugar.... y ahora q estoy lejos de mi hermoso México me doy cuenta de las bellisimas cosas q tenemos, y solo ese ambiente de borrachos es buenisimo jeje...
No, la vdd muuchas gracias, me transportaste a mi México en cuestion de segundo, es mariachi, la birria, nuestra gente, todo!!!
Q barbaro q pais tan lindo y nuestra gente es aun mejor!!!... saludos y muchas gracias x esto.

Copyright © 2009 Catastrofismos... y no tanto All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.